Onderstaande tekst is niet 100% betrouwbaar

Es muy natural. Las madres suelen querer mucho

& sus hij os, aunque ellos no lo merezcan.

— Gracias. Mi madre desea también que yo tome estado.

Yo no quiero darle gusto en esto .... por razones por

razones que para ti no tendrian interés.

— Absolutamente ninguno.

— Gracias otra vez.

No hay de qué, hombre. Hablamos ó no hablamos

corao indiferentes el uno al otro?

Ciertamente. Pues como digo, yo no me apresuro a

buscar novia, y mi madre ha dado en la manla de buscarmela. Cuando me tiene buscada una a su gusto, no sosiega hasta que me obliga a declararme. Lo hago, como comprendes, de modo que nunca logre ser correspondido; pero esta es una contrariedad constante de la cual es necesario que tü me libres.

— iYo?

— Si; tü.

— I De qué manera?

Vas a saberlo. Tü me has confesado que no estas

enamorada de mi, ^ verdad?

— Verdad; no lo estoy, a Dios gracias.

— ^Ni lo estaras nunca?

— (Pensdndolo un rato.) Me parece que no.

— Entonces podemos ser amigos.

— ^,Quién lo duda? Muy buenos amigos; come hace doce aflos lo éramos.

— Y hasta aliados.

A. ver, & ver... iQué significa eso de aliados?

Pues que nos convenimos para decir a nuestras madres

respectivas que...

Sluiten